Cerrar

Gira tu dispositivo para ver este video

La yema: ¿Por qué es tan importante consumirla?

Ver Video
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir via Email

Nutrición

Publicado el 18 de Mayo del 2017

La yema del huevo es la parte más valiosa de este, nutricionalmente hablando. En ella encontramos las grasas, las vitaminas y otros componentes como la luteína y la zeaxantina que tienen particulares propiedades. De hecho, el huevo es considerado un alimento funcional y esto es en gran medida gracias a los componentes de la yema, de los que te vamos a contar más a continuación:

 • Las grasas: Un huevo contiene aproximadamente 6gr de grasa, toda ella ubicada en la yema. Su perfil de ácidos grasos es muy favorable ya que priman los ácidos grasos insaturados (más beneficios para el corazón) sobre los saturados. Existe una preocupación por el contenido de colesterol que tiene el huevo (210mg aproximadamente por unidad), sin embargo los últimos estudios han demostrado que no hay evidencia de que un mayor consumo de huevo aumente las enfermedades cardiovasculares, pues el perfil de ácidos grasos (ácidos grasos poliinsaturados), los antioxidantes, fosfolípidos y vitaminas del grupo B que también tiene la yema, inclusive ayudan a contrarrestar los efectos negativos del colesterol. 

 • Colina: Este compuesto ayuda al normal desarrollo y funcionamiento del cerebro. Algunos estudios le atribuyen efectos benéficos para el sistema cardiovascular. 

 • Luteína y Zeaxantina: son unos de los responsables de dar el color naranja a la yema del huevo. Su gran importancia radica en que se ha encontrado que estos compuestos tienen propiedades antioxidantes y anti carcinogénicas. Además, la ingesta de luteína y zeaxantina en la dieta reduce significativamente el riesgo de padecer cataratas y previene la degeneración macular. 

 • Vitaminas A, E, D: Son vitaminas que solo se encuentran en alimentos con contenido de grasa, pues requieren un medio graso para poder disolverse. La vitamina A ayuda a cuidar el sentido de la vista, la vitamina D ayuda a mantener huesos sanos y fuertes, y la vitamina E es un gran antioxidante. 

La yema ha sido rechazada por su contenido graso, sin embargo ya derribamos este mito y sabemos que los ácidos grasos son indispensables para mantener la salud. Además de contener grasa, la yema contiene diversas vitaminas y compuestos que aportan beneficios inigualables. Por lo tanto, no debemos botar la yema, pues estaríamos botando una gran cantidad de nutrientes beneficiosos. Como todo en la alimentación y salud, no es suficiente consumir un solo alimento para tener una dieta saludable, esta debe ser variada, suficiente y siempre acompañada de hábitos de vida sanos.