Cerrar

Gira tu dispositivo para ver este video

Proyecto de energía Kikes

BIOENERGÍA PARA LA SOSTENIBILIDAD

Ver Video
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir via Email

Noticias

Publicado el 11 de Abril del 2017

El pasado miércoles 26 de abril, inauguramos un proyecto importante para nuestra compañía y el país, una innovación que beneficiará al medio ambiente: el desarrollo de la primera planta del país en generar energía a partir de gallinaza. Con esta nueva tecnología, haremos un gran aporte a la meta del Gobierno colombiano de aumentar en un 6,5% la cuota de energías renovables para el año 2020. 

La apuesta es generar energía por medio de la cofermentación de excrementos de gallina procedentes de las ponedoras (gallinaza) y del agua utilizada durante la producción, que actuarán como fuentes de biomasa. 

 “Desde la empresa privada debemos impulsar el desarrollo de estas fuentes no convencionales de energía, contribuyendo así a minimizar la emisión de gases de efecto invernadero”, afirmó nuestro presidente Juan Felipe Montoya Muñoz. 

Una vez culmine la etapa de montaje, la energía renovable producida con gallinaza será empleada para el abastecimiento de la planta de producción de huevo comercial denominada Granja Egipto, ubicada en Caloto, Cauca. También se utilizará en la planta de Granja Las Palmas, que también fue inaugurada. 

En Egipto se están instalando tres unidades de generación o biodigestores: dos de 0,8 MW y una de 1 MW, para un total de 2,6 MW instalados. Mientras que la planta de producción Las Palmas tendrá dos unidades generadoras: una de 1 MW y una de 0,8 MW, para un total de 1,8 MW, de los 4.4 MW que se obtendrán una vez se completen las fases de instalación. Los excedentes generados serán entregados al Sistema Interconectado Nacional (SIN). 

Inicialmente, la primera fase construida generará 800KW, para lo que se requieren 110 toneladas diarias de gallinaza. Para el funcionamiento total del proyecto se usarán cerca de 600 toneladas que no requerirán otros sustratos. 

Así mismo, los cinco biodigestores instalados también ayudarán a eliminar los malos olores y combatirán la proliferación de moscas en la zona. 

La construcción de la planta, que inició en agosto de 2016, estuvo a cargo de una compañía alemana que ha realizado más de 300 proyectos biogás en el mundo. La mano de obra y el montaje fueron contratados con empresas locales. 

“Esta es una alternativa que genera gran impacto en el medio ambiente y en los procesos internos de las compañías. Los ahorros que se obtienen por la generación de energía van directamente a disminuir el costo del huevo haciéndonos más eficientes”, agregó Juan Felipe Montoya.